Esp Eng María Inmaculada
Iglesia Católica / Pacoima, CA

Jesús, el Buen Pastor

Cuarto Domingo de Pascua

A lo largo de los evangelios escuchamos a Jesús enseñando y predicando acerca del reino de Dios con imágenes que están estrechamente relacionadas con la manera de vivir con la gente de su tiempo. Este domingo, por ejemplo, Jesús se presenta así mismo como el Buen Pastor, el que cuida y pastorea sus ovejas. Jesús no es un pastor asalariado, que tiene un horario y hasta puede salir corriendo cuando se Presenta el peligro. Nada de eso, Jesús no es de esa clase de pastores. Él es el Buen Pastor que está dispuesto a dar su vida por las ovejas de su rebaño. Jesús nos dice que sus ovejas escuchan su voz; El las conoce y sus ovejas lo conocen a Él.

Qué imagen tan fuerte y tan maravillosa. Jesús, el Buen Pastor, que nos cuida, protege y está pendiente de nuestras necesidades; el que nos protege de las garras de nuestros enemigos. Hagamos eco las palabras del salmista en uno de los salmos más hermosos, Salmo 23: “El Señor es mi pastor nada me falta en verdes praderas me hace reposar…Aunque pase por oscuros valles de lágrimas no temo mal alguno porque él va conmigo su vara y su callado me protegen.” En efecto, Jesús es el Buen Pastor, nada hay que podamos temer.

Padre Abel Loera,
Párroco

Lecturas de la Semana

Lunes: Hch 11:1-18; Sal 42:2-3; 43:3, 4; Jn 10:11-18
Mártes: Hch 11:19-26; Sal 87:1b-7; Jn 10:22-30
Miércoles: Hch 12:24-13:5a; Sal 67:2-3, 5, 6, 8; Jn 12:44-50
Jueves: Hch 13:13-25; Sal 89:2-3, 21-22, 25, 27; Jn 13:16-20
Viernes: Hch 13:26-33; Sal 2:6-11ab; Jn 14:1-6
Sábado: Hch 13:44-52; Sal 98:1-4; Jn 14:7-14
Domingo: Hch 6:1-7; Sal 33:1-2, 4-5, 18-19; 1 Pt 2:4-9; Jn 14:1-12

Los Santos y Otras Celebraciones

Domingo: Cuarto Domingo de Pascua; Jornada Mundial de Oración para los Vocaciones;
Miércoles: San Damián José de Veuster de Moloka’i
Viernes: San Nereo y San Aquiles; San Pancracio;
Sábado: Nuestra Señora de Fátima

Nuestra Señora de Fátima

Hace cien años, el día 13 de cada mes de mayo a octubre de 1917, la Santísima Virgen apareció a tres niños cerca de Fátima en Portugal, trayendo un mensaje urgente, pidiendo arrepentimiento y oración, un mensaje que no tiene hoy en día menos urgencia. El Papa Benedicto XVI describió a Nuestra Señora de Fátima como “el maestro que introdujo los videntes poco a un profundo conocimiento de la Santísima Trinidad y los llevó a saborear a Dios mismo como la más hermosa realidad de la existencia humana” (19 de mayo de 2010).

En un siglo cuando los regímenes totalitarios ateos traería los horrores del genocidio de cientos de millones de personas, y cuando iba a morir igual números de niños inocentes en el vientre a través del aborto legalizado, este “profundo conocimiento de la Santísima Trinidad” fue y sigue mal necesario en nuestro mundo. Entre todas las apariciones Marianas aprobadas por la Iglesia, Nuestra Señora de Fátima es una de las más populares, especialmente entre los sucesores de San Pedro. En 13 de mayo de 1946, El Papa Pío XII coronó la estatua original de Nuestra Señora de Fátima como “La reina del mundo”. El Bendito Papa Pablo VI visitó el Santuario de Fátima en el 50 aniversario, el 13 de mayo de 1967. San Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI hicieron peregrinaciones a Fátima; y el Papa Francisco va a hacer lo mismo, el mes próximo, para celebrar el centenario de la primera aparición.

La devoción de San Juan Pablo II a Nuestra Señora de Fátima fue particularmente profunda. Cuando un aspirante a asesino trató de tomar su vida en 13 de mayo de 1981, el Papa atribuyó su supervivencia a la intervención milagrosa de Nuestra Señora de Fátima. Por lo tanto, como una expresión de su filial gratitud, fue a Fátima un año después de la tentativa de asesinato y presentó a María la bala que intentara matarlo pero que resultó fracasado debido a la Divina Providencia. Esa bala es hoy parte de la corona de la estatua de Nuestra Señora en Fátima.