Esp Eng María Inmaculada
Iglesia Católica / Pacoima, CA

¡Feliz Navidad!

Cuarto Domingo de Adviento

Aunque no lo crean estamos ya en la cuarta semana del tiempo de adviento y algo muy curioso que solamente celebraremos un día de esta semana que es el domingo ya que hoy en la noche tendremos la Vigilia de Navidad. La Navidad es sin duda un tiempo muy especial lleno de alegría y de esperanza. Si esperanza de que algo bueno va a suceder; de que algo grande va a ocurrir: La venida de Jesus. Y que hay mas grande que esto? La Navidad es un tiempo de estar con la familia, de visitar y recibir invitados. Hay alguien que los va a visitar esta Navidad? Alguien va a venir a visitarlos en esta Navidad? Ustedes van a visitar a alguien en esta Navidad? Hay alguien que le gustaría compartir contigo esta Navidad y desea que nosotros pasemos tiempo con el en esta Navidad. Si, es Jesus!

Le permitiras estar contigo? Le abriras tu corazón para recibirlo? La Navidad es la celebración del amor del Padre al enviarnos a su Hijo para darnos paz y alegría. Espero y es mi oración que este tiempo de Navidad sea realmente un tiempo para recibir en nuestro corazón a ese invitado tan especial que quiere visitarnos en esta Navidad. Todos
están invitados a la misa de la vigilia de Navidad el domingo 24 de diciembre a las 10:00PM En nombre del P. Walter de todos los que colaboramos aquí en Maria Inmaculada queremos desearles una Navidad llena de bendiciones y felicidad.

Dios los bendiga,

Pbro. Abel Loera, Párroco

“El Santo, que va a nacer de ti, será llamado Hijo de Dios.” Lucas 1:35

La Promesa de Dios

El largo pasaje de Samuel expone de manera maravillosa la promesa de Dios a la dinastía de David: que su trono siempre estaría ocupado gloriosamente por sus descendientes. Oculta en el misterio de la profecía está la promesa del Salvador, el Mesías, Hijo de Dios e Hijo de David. El profeta Natán, quien habla en nombre de Dios, desbarata poéticamente el plan de David de construir una casa para Dios y anuncia que el plan de Dios es construir una “casa”, una dinastía, para David. De esta dinastía de David provendrá el Mesías, el Cristo, quien no llegará con el esplendor majestuoso con el que reinó David, sino que vendrá como un hombre humilde, que gobernará por los siglos de los siglos. Cuando Dios hace un regalo; lo que recibimos es asombroso: es muy distinto a lo que podríamos haber imaginado.

Lecturas de la Semana

Lunes:
Vigilia: Is 62:1-5; Sal 89 (88):4-5, 16-17, 27-29; Hch 13:16-17, 22-25; Mt 1:1-25 [18-25]
Noche: Is 9:1-6; Sal 96 (95):1-3, 11-13; Tit 2:11-14; Lc 2:1-14
Aurora: Is 62:11-12; Sal 97 (96):1, 6, 11-12; Tit 3:4-7; Lc 2:15-20
Día: Is 52:7-10; Sal 98 (97):1-6; Heb 1:1-6; Jn 1:1-18 [1-5, 9-14]
Martes: Hch 6:8-10; 7:54-59; Sal 31 (30):3cd-9; Mt 10:17-22
Miércoles: 1 Jn 1:1-4; Sal 97 (96):1-2, 5-6, 11-12; Jn 20:1a, 2-8
Jueves: 1 Jn 1:5 — 2:2; Sal 124 (123):2-5, 7b-8; Mt 2:13-18
Viernes: 1 Jn 2:3-11; Sal 96 (95):1-3, 5b-6; Lc 2:22-35
Sábado:1 Jn 2:12-17; Sal 96 (95):7-10; Lc 2:36-40
Domingo: Sir 3:2-6, 12-14 o Gn 15:1-6; 21:1-3; Sal 128 (127):1-5 o Sal 105 (104):1-6, 8-9; Col 3:12-21 [12-17] o Hb 11:8, 11-12, 17-19; Lc 2:22-40 [22, 39-40]

Los Santos y Otras Celebraciones

Domingo: Cuarto Domingo de Adviento
Lunes: La Natividad del Señor
Martes: San Esteban; Kwanza
Miércoles: San Juan apóstol
Jueves: Los Santos Inocentes
Viernes: Quinto día de la Octava de Navidad; Santo Tomás Becket
Sábado: Sexto día de la Octava de Navidad

Tradiciones de Nuestra Fe

De las muchas tradiciones latinoamericanas para celebrar el Adviento y la Navidad, las Posadas pare- cen ser lo mejor conocido en EE. UU. Tienen su origen en la última mitad del siglo XVIII cuando las estrepitosas Misas de Aguinaldo dejaron de ser celebradas en México. Para remplazar la festividad de esas Misas, los laicos decidieron celebrar en sus casas tomando lo que habían visto dramatizado en los templos, esto es, el recorrido de José y María mientras buscaban posada en Belén. Como las “Antífonas de la O” de la liturgia oficial cristiana, estas Posadas llegaron a ser celebradas nueve noches consecutivas. 200 años después, muchos latinos continúan celebrando las Posadas en EE. UU. Recuerdo como de niño cantábamos “En el nombre del cielo” recorriendo las calles del barrio hasta llegar a la casa donde nos abrirían con cantos, tamales, galletitas y chocolate. Ese recorrido de José y María lamentablemente sigue todos los días en los pasos temerosos y cansados de tantos inmigrantes en este país. Como la Sagrada Familia, otras familias latinoamericanas continúan buscando hospedaje con la esperanza de dar a luz una nueva vida para sus hijos e hijas.