Esp Eng María Inmaculada
Iglesia Católica / Pacoima, CA

Nuestro Corazón Ardía!

Tercero Domingo de Pascua

Le puede pasar a cualquiera. Le puede estar pasando a usted en este mimo momento. Puede estar experimentando confusión, frustración, desesperación, e inclusive, enojo porque las cosas han salido mal, o no son como las esperaba. Su matrimonio se está deshaciendo; sus hijos adolescentes se han vuelto cada vez más rebeldes; su jefe y compañeros no entienden su manera de sentir; está pasando por la pérdida de un ser querido o una enfermedad seria; su situación económica le ha dejado un dolor de cabeza y noches sin dormir. Podría seguir y seguir, pero creo que ya tiene la idea de lo que quiero decir. Usted se siente perdido, ansioso… vacío.


Supper at Emmaus with candlelight by Matthias Stom

Probablemente así es como los discípulos se sentían en el camino de Emaús que leemos en el evangelio de este domingo. Caminaban tristes y desolados por lo que había pasado ese fin de semana en Jerusalén. Habían sido seguidores de Jesús y creían que El era el que debía liberar al pueblo de Israel. Esto no sucedió, al menos eso fue lo que ellos pensaron. Esto sin saber que era el mismo Jesús que caminaba con ellos en medio de su frustración. No le reconocieron hasta el partir del pan, es decir, la Eucaristía. Con razón su corazón ardía cuando Jesús les explicaba las Escrituras.

Cuantos cristianos no han experimentado todavía un Cristo resucitado en sus vidas. Como dice el Papa Francisco: “Hay cristianos que viven sus vidas como una cuaresma sin resurrección.” Los invito pues hacer verdaderos testigos de esta alegría. Es verdad podemos estar pasando una situación difícil or dolorosa; sin embargo, no hay que olvidar la promesa inquebrantable de Jesus: “Yo estoy con ustedes siempre”! deja que tu corazón arda con Su presencia en medio de nosotros. AMEN.

Rev. Abel Loera, Párroco

Lecturas de la Semana

Lunes: Hch 6:8-15; Sal 119 (118):23-24, 26-27, 29-30; Jn 6:22-29 o (por la memoria) Gn 1:26-2:3 o Col 3:14-15, 17, 23-24; Sal 90 (89):2-4, 12-14, 16; Mt 13:54-58
Martes: Hch 7:51-8:1a; Sal 31 (30):3cd-4, 6, 7b, 8a, 17, 21ab; Jn 6:30-35
Miércoles: 1 Cor 15:1-8; Sal 19 (18):2-5; Jn 14:6-14
Jueves: Hch 8:26-40; Sal 66 (65):8-9, 16-17, 20; Jn 6:44-51
Viernes: Hch 9:1-20; Sal 117 (116):1bc, 2; Jn 6:52-59
Sábado: Hch 9:31-42; Sal 116 (115):12-17; Jn 6:60-69
Domingo: Hch 2:14a, 36-41; Sal 23 (22):1-6; 1 Pe 2:20b-25; Jn 10:1-10

“Han sido salvados por la Sangre preciosa de Cristo, como un cordero sin mancha ni defecto.” 1 Pedro 1:17-21

Los Santos y Otras Celebraciones

Domingo: Tercer Domingo de Pascua
Lunes: San José obrero
Martes: San Atanasio
Miércoles: San Felipe y Santiago
Jueves: Día Nacional de Oración
Viernes: Primer viernes; Cinco de Mayo
Sábado: Primer sábado

“El efecto de compartir el cuerpo y la sangre de Cristo es el de convertirnos en aquello que recibimos.” Papa San León Magno

San José

St José tiene dos fiestas en el calendario litúrgico. El primero es el 19 de marzo: José, el Esposo de Ma-
ría. El segundo es el 1 de mayo: José, el Trabajador.

“San José es un hombre de gran espíritu. Él es grande en la fe, no porque hable sus propias palabras, sino sobre todo porque escucha las palabras del Dios Viviente. Escucha en silencio. Y su corazón persevera incesantemente en la disposición a aceptar la Verdad contenida en la palabra del Dios Vivo”. Papa Juan Pablo II

Hay muy poco sobre la vida de José en la Escritura, pero aún así, sabemos que él era el marido casto de María, el padre adoptivo de Jesús, un carpintero y un hombre que no era rico. También sabemos que él vino del linaje real del rey David.

Podemos ver por sus acciones en las Sagradas Escrituras que José era un hombre compasivo y obediente a la voluntad de Dios. También amaba a María y a Jesús y quería protegerlos y proveerlos. Puesto que José no aparece en la vida pública de Jesús, en su muerte o resurrección, muchos historiadores creen que José probablemente murió antes de que Jesús entrara en su mission pública.

José es el patrón de muchas cosas, incluyendo la Iglesia universal, los padres, la muerte y la justicia social.