Español English María Inmaculada
Iglesia Católica / Pacoima, CA

En El Pecado Está La Penitencia

10mo Domingo del Tiempo Ordinario

“Perdónanos, Señor, y viviremos.”Sal. 129

El “mundo” le dio la espalda a Dios y no le abrió la puerta del corazón. Muchos son los que creen saber más y mejor que Dios, tal como el mismo diablo; de hecho, tomamos ese mismo camino, como Adán y Eva, preferimos seguir el camino de los ángeles caídos y rebeldes que el de María y Jesús en su docilidad, confianza y obediencia a Dios.

Y SUFRIMOS LAS GRAVES CONSECUENCIAS DEL PECADO: buscando la felicidad donde no está y sufriendo mucho más como consecuencia del pecado, aparte de quedar perdidos en mitad del desierto sin agua que sacie la sed del alma, como ovejas sin pastor, sin camino, verdad ni vida, sin tomar el camino de la Vida eterna que nos de esperanza, resignados a concluir la vida en una tumba. Ignorando que el alma no queda en la tumba, pues según la enseñanza de Jesús, sufrirá condenación, en el infierno hecho para el diablo y sus ángeles, por haber cerrado el corazón a Dios y no haber creído en El; este es el pecado contra el Espíritu de la verdad, tomarlo por mentiroso al no creer en El, que es la verdad, rechazando así su don de amor de la salvación.

¿Como abrir los ojos a tantos ciegos, como ser luz en medio de las tinieblas si muchos rechazan la luz y prefieren sus tinieblas y su pecado? Jesús nos da su luz por la revelación y recurrió también a los milagros para ayudarnos a creer en El. Y también advirtiéndonos de las consecuencias de no aceptar su salvación y amor: llegar al infierno si no creemos y si no guardamos su palabra que nos puede salvar al practicarla. Y ¿Qué hacer en medio de este mundo ciego que ha preferido tomar el camino de la perdición?

Estamos llamados a no vivir como personas sin fe que viven solo para este mundo, sin importarles la vida eterna. Por la fe recibimos la vida eterna y somos ciudadanos del cielo: Confiando en Dios y haciendo su voluntad somos sus amigos, su madre y sus hermanos, sus íntimos amados con los que El puede contar, destinados para la Vida eterna. La fe-confianza hace una diferencia abismal en nuestra vida, nos hace nuevas criaturas, hijos de Dios.

“…Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.”Juan 1,12

Los que se cierran a creer en la revelación divina sufren mucho más en este mundo y por siempre, como nos asegura Dios y como podemos ver a diario. Los que no creen ni siguen el camino de la vida, son faltos de esperanza y de sentido para aceptar la cruz y la muerte, por ello sufren mucho más. La fe nos abre a la Vida nueva en Cristo ya aquí y a la esperanza firme de la vida eterna con Dios en el Cielo.

Lecturas de la Semana

Domingo: Gn 3, 9-15/Sal 129, 1-2. 3-4. 5-6. 7-8 (7) 2 Cor 4, 13-5, 11/Mc 3, 20-35
Lunes: 1 Re 17, 1-6/Sal 120, 1-2. 3-4. 5-6. 7-8/Mt 5, 1-12
Martes: Hch 11, 21-26; 13, 1-3/Sal 97, 1. 2-3. 3-4. 5-6/Mt 5, 13-16
Miércoles: 1 Re 18, 20-39/Sal 15, 1-2. 4. 5 y 8. 11/Mt 5, 17-19
Jueves: 1 Re 18, 41-46/Sal 64, 10. 11. 12-13/Mt 5, 20-26
Viernes: 1 Re 19, 9. 11-16/Sal 26, 7-8. 8-9. 13-14/Mt 5, 27-32
Sábado: 1 Re 19, 19-21/Sal 15, 1-2 y 5. 7-8. 9-10/Mt 5, 33-37
Domingo Siguiente: Ez 17, 22-24/Sal 91, 2-3. 13-14. 15-16 (ver 2)/2 Cor 5, 6-10/Mc 4, 26-34

Conmemoraciones de la Semana

Domingo: 10mo Domingo del Tiempo Ordinario
Martes: San Bernabé, apóstol
Jueves: San Antonio de Padua, sacerdote y doctor de la Iglesia
Viernes: Día de la bandera
Domingo Siguiente: 11vo Domingo del Tiempo Ordinario; Día del Padre (EEUU)

Accessibility Statement