Esp Eng María Inmaculada
Iglesia Católica / Pacoima, CA

El Buen Samaritano

Primeramente quiero agradecer por tan cálida bienvenida que me hicieron sentir el domingo pasado. Fue todo una aventura por el estado de salud pero gracias a Dios tuve la oportunidad de presentarme en la mayoría de las misas. Esta semana tengo cita con mi doctor esperando que todo este bien. La verdad que además de eso me sentía un poco nervioso y claro cometí algunos errores como en la misa de 50 años de casados donde me brinque la renovación de votos pero cuando me cayo el veinte que paro todo y les hago su renovación de votos. Me disculpe y claro le eché la culpa al tíllenlo.

the-good-samaritan-1
El Buen Samaritano, después Delacroix — Van Gogh, 1890

Pues ya que, mejor hagamos una breve reflexión del evangelio de este domingo que esta tomado de Lucas. Para esto vamos usar un poquito la imaginación. Imagínate que vas manejando en el freeway hacia tu casa y de repente se te poncha una llanta. Es tarde en la noche y sientes miedo de salir. Tomas animo y empiezas a alzar tu mano en señal de ayuda. Entre los carros reconoces al Padre Walter te dices “el si me va ayudar” Ah decepción, el Padre hace como que no te ve. Después el Padre Abel es el que va pasando y tu piensas “mi nuevo párroco, él si me va ayudar” Pero el P. Abel esta muy ocupado con su rosario que ni siquiera lo mira. Finalmente un extraño ofrece su ayuda arregla la llanta y te ofrece su numero en caso de que lo pudiera necesitar. “wow gracias señor usted debe de ser Cristiano.” “No, de hecho” le contesta “yo soy testigo de Jehová.” Quien fue aquí que actuó como verdadero Cristiano los padres o el testigo de Jehová? Pues bien, anda y haz tu lo mismo!

La señorita González, la decana de los estudiantes de la Escuela Secundaria Olimpo, ya estaba cansada de regañar a Mateo, a pesar de que le caía muy bien. “Cuatro castigos después de clase en dos semanas es demasiado”. Sin embargo Mateo permanecía en silencio. Sólo después de que la señorita González fuera en una ronda matutina por el vecindario descubrió la verdadera razón de las tardanzas de Mateo. Pataplún, cayó la silla de ruedas por las escaleras. Era Mateo, sujetando a Dolores mientras ayudaba a que la bajaran por las escaleras y luego la empujaba hasta la parada de autobús. “Es una chica de mi grupo de jóvenes de la parroquia” Mateo le explicó a la señorita González. Hay muchas formas de describir las acciones de Mateo –un acto de bondad al azar, marcar una diferencia en la vida de una persona a la vez. Jesús entendería. Cuando el abogado identificó correctamente al buen samaritano como el que había tratado al hombre herido con compasión, Jesús simplemente dijo: “Anda y haz tú lo mismo” (Lucas 10:37).

Lecturas de la Semana

Lunes: Is 1:10-17; Sal 50 (49):8-9, 16bc-17, 21, 23; Mt 10:34 — 11:1
Martes: Is 7:1-9; Sal 48 (47):2-8; Mt 11:20-24
Miércoles: Is 10:5-7, 13b-16; Sal 94 (93):5-10, 14-15; Mt 11:25-27
Jueves: Is 26:7-9, 12, 16-19; Sal 102 (101):13-14ab, 15-21; Mt 11:28-30
Viernes: Is 38:1-6, 21-22, 7-8; Is 38:10-12abcd, 16; Mt 12:1-8
Sábado: Mi 2:1-5; Sal 10 (9):1-4, 7-8, 14; Mt 12:14-21
Domingo: Gen 18:1-10a; Sal 15 (14):2-5; Col 1:24-28; Lc 10:38-42

El Papa Francisco en el Jubileo de audiencia: Misericordia sin obras está muerta

“Hoy en día el Señor nos invita a hacer un serio examen de conciencia.” El Santo Padre reflexionó durante su intervención en las obras de misericordia, inspirándose en la lectura del Evangelio de Mateo 25:31. “De hecho, es bueno no olvidar nunca que la misericordia no es una palabra abstracta, sino un estilo de vida. Una cosa es hablar de la misericordia y la otra vivir la misericordia.

Parafraseando las palabras del Apóstol Santiago, (ver 2: 14-17), podemos decir: la misericordia sin obras esta muerta en sí misma. De hecho, es así! ” Lo que hace la misericordia viva, explicó, es su constante dinamismo en ir a satisfacer las necesidades de los demás. “Misericordia tiene ojos para ver, oídos para escuchar, para resolver las manos”, dijo el Papa.

Advertencia

El Papa lamentó que tan a menudo, por lo que muchos no son conscientes del sufrimiento y las necesidades de los demás, o permanece completamente indiferente. “A veces se pasa ante situaciones dramáticas de pobreza y parece que no nos tocan; todo sigue como si no hubiera nada, en una indiferencia que al final nos hace hipócritas y, sin darse cuenta, el resultado es una forma de letargo espiritual, lo que hace que nuestra mente insensible y nuestra vida estéril “.

Enrollar las Mangas

“Aquel que ha experimentado la misericordia del Padre en su propia vida, no puede permanecer insensible ante las necesidades de los hermanos,” dijo Francis, tomando nota de las enseñanzas de Jesús no permiten fugas, pero llamar para ayudar a los que tienen hambre y sed , al desnudo, al extranjero, los enfermos y los que están en prisión (cf. MT25: 35-36), “obligan a enrollar las mangas de uno para aliviar el sufrimiento”, dijo el Papa Francisco “Debido a los cambios de nuestro mundo globalizado, algunos materiales y pobrezas espirituales se han multiplicado “, continuó,” por lo tanto, permiten a hacer sitio a la imaginación de la caridad para identificar nuevas formas operativas. Así, el camino de la misericordia se hará cada vez más concreta. Solicitada de nosotros, por lo tanto, es no bajar la guardia como centinelas, por lo que no va a suceder que, en vista de las pobrezas producidos por la cultura del bienestar, se debilitan los ojos de los cristianos y ser incapaz de mirar a lo esencial”.